BENEFICIOS PARA TI

LA MUJER EN EL RE-ENCUENTRO DE SU ENERGÍA EN LA PAREJA

LA RELACIÓN DE PAREJA

 

¿Qué significa en nuestra cultura ser un hombre o una mujer?

Las interpretaciones que se han hecho de las imágenes bíblicas de hombre y mujer, el modo en que se ha utilizado la historia de Adán y Eva en el Génesis para defender la posición subordinada de la mujer y determinar su papel dentro de la relación de pareja y matrimonial, han hecho mucho daño a nuestras relaciones como seres.

Los estudiosos de las escrituras mantienen actualmente que los autores no pretendieron situar a la mujer en una posición subordinada y que además esta relación de dominio y desigualdad injusta entre hombre y mujer se introduce en el mundo a través del pecado, una interpretación muy particular que más bien fue un interés a ciertos niveles que un reflejo de lo que las escrituras mostraban.

Hombre y mujer son creados a imagen y semejanza de Dios y juntos constituyen la humanidad en su estado pleno.

Una traducción más precisa del hebreo nos muestra a la mujer, no como ayudante ni una parte del hombre, sino como a una compañera de igual a igual. Esta visión se ve reafirmada por otro libro de la Biblia, el Cantar de los Cantares. Situado en el Paraíso, el libro describe el Paraíso recuperado y celebra el amor humano. Se trata de un amor mutuo en que tanto el hombre como la mujer dan y reciben, inician y siguen y se maravillan ante la belleza del otro.

Declaran de este amor :  “tan fuerte el amor como la muerte…las aguas torrenciales no podrán apagar el amor” ( 8:6-7)

No es necesario decir, a quienes les ha interesado crear una sociedad como la que ha sido creada , donde un tipo de manera de hacer se ha constituido sobre las otras creando separaciones, diferencias, desigualdades a tantos y tantos niveles que han llevado a la situación en que nos encontramos  aún en este ahora, incluso después de tantos movimientos que han sido hechos por las mujeres.

 

La expansión de la forma masculina ( yang ) ha sido energéticamente la forma de manifestarse en la sociedad habiendo quedado la mujer relegada, a estar con poca o menos presencia que el hombre en muchos ámbitos sociales, religiosos y culturales…, es decir en todo lo externo. Por contrapartida el hombre no ha entrado en la parcela de lo interno, del mundo del sentimiento más profundo. Hago notar que siempre hay excepciones en todo.

 

A todo esto se ha añadido que las propias mujeres nos hemos sentido con la necesidad de desplegar también parte de  nuestra energía en una forma de acción externa, dejando de apreciar y atender nuestras propias necesidades de unión interna con nuestro mundo femenino, maternal, creativo, de contacto, de comunicación desde lo profundo y adoptar posturas en las que nos hemos enfrentado al hombre queriendo recuperar nuestra situación en el mundo.

Ha sido necesario que pasaramos  años en estos movimientos y aún ahora, no estamos contempladas desde una igualdad en muchas situaciones y ámbitos sociales, familiares, laborales y culturales.

 

Queremos recuperar el equilibrio planetario uniéndonos a la tierra y enraizarnos con ella recibiendo su energía femenina ( ying), reconociendo que nuestra energía de mujeres por sí  misma tiene un valor y un poder que se relaciona con la del hombre desde la unión de los opuestos, es decir desde la unidad como seres diferentes en manifestación y queremos que este valor no haya que pelearlo teniendo que emplear nuestros movimientos y acciones en demostrar y competir, sino en re-conocernos y desaprender tantas creencias erróneas sobre nuestra esencia, sexualidad y forma de expresión.

 

No queremos ser consideradas ni menos ni más, queremos y necesitamos re-encontrarnos a nosotras mismas como los seres que somos, completas, empoderadas, amantes, desarrollando nuestra energía de profundidad y equilibrándola con nuestra energía de acción y encontrarnos con los hombres desde un plano diferente desde el cual el equilibrio y la igualdad se considere desde el Ser.

 

 

Queremos que el hombre asuma su responsabilidad en este trabajo planetario y recupere a la par su parcela de energía femenina para poder acceder a la comunicación directa y profunda con él mismo…ya que solo desde ahí podrá ver a la mujer como un ser igual que camina en la misma dirección y cuyo objetivo es el mismola evolución.

 

Leyendo un libro hace tiempo vi resaltada en negrita unos párrafos que me parecieron muy importantes por lo que expresaban :

“Todo cuanto puede elevar al hombre por encima de su estado ordinario requiere de su parte una creación, se la exige para que le sea realmente útil.

 El encuentro que convierte al otro en prójimo exige también una creación.

En el momento que el hombre percibe a otro ser en las etapas de su íntimo crecimiento, no deja de escuchar, resonando como un eco, la llamada al ser que personalmente se le dirige.”

 

Cuando en una relación entre dos seres, sean del sexo que sean y se relacionen desde un auténtico descubrimiento, en el que colaboran,  brota de su ser la respuesta justa que el otro secretamente espera y cada cual se abre a su ser intimo.

En la relación de pareja tanto hombres como mujeres tomamos conciencia de nuestra realidad mejor que con un esfuerzo solitario y avanzamos hacia la iluminación espiritual.

 

Ésta no surge sólo de la sensibilidad ni de la imaginación aunque ambas desempeñan un importante papel. Tampoco es consecuencia de un conocimiento concienzudo uno del otro… Nace sobre todo del contacto directo que ha unido a esos dos seres mucho más profundamente que una mera comunicación de ideas.

Puede encenderse a partir simplemente de un encuentro que a veces, pueda parecer insignificante y que realmente, carece de alcance para cualquier otro.

 

Amplío todo esto a cualquier tipo de opción sexual, ya que la relación amorosa  y de pareja entre seres puede transcender a creencias religiosas, falsas morales  y socio-culturales fundamentándose en el amor que vincula a dos seres y no en la conveniencia de la existencia de las familias patriarcales.

 

Desde el Ser se ama con el alma y tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales cada un@ es portad@r de energías ( yin-yang) que pueden estar vinculadas para la evolución.

 

Como mujeres tenemos un aprendizaje erróneo de nosotras mismas que ha venido y se ha instaurado en nosotras a través de una sociedad de desigualdad, por tanto al tomar conciencia de ello decidimos trabajar hacia nosotras mismas y recuperar desde nuestras raíces nuestro propio poder.

Como hombres, tienen mucho trabajo que hacer y siento que ya muchos lo están comenzando y más aún en este tiempo donde un cambio de conciencia global está llegando a mayor velocidad  y es necesario que estemos abiertas y colaboremos dejándonos fluir en esta nueva forma de vivir que tanto necesitamos tod@s…, respeto, equilibrio y sobre todo amor.